Secretaría de Cultura y el INAH hacen entrega de la intervención a la Escultura Ecuestre de Carlos IV

IMG_4444

 

 

En la develación de esta obra que se vuelve a erguir majestuosa y digna en la plaza que lleva el nombre de su creador: Manuel Tolsá, la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, expresó que “ver cabalgando nuevamente a nuestro Caballito nos llena de orgullo a todos los mexicanos”. Y destacó que este logro se debe a la coordinación establecida entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Gobierno de la Ciudad de México a través del Fideicomiso Centro Histórico de la CDMX.

En compañía del jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, la titular de la Secretaría de Cultura destacó que el INAH fue la institución a cargo de la recuperación de este patrimonio histórico que debido a una inadecuada intervención efectuada en 2013, perdió 45% de su superficie pictórica original y de la pátina que el tiempo y las acciones previas de mantenimiento le habían conferido.

Para ello, explicó, el INAH dividió su trabajo en dos etapas, la primera de las cuales estuvo encaminada al desarrollo de la investigación histórica, los estudios de diagnóstico integral y la generación del proyecto ejecutivo de conservación-restauración. En la segunda se ejecutaron las tareas “en un ejemplo de labor interdisciplinaria”.

García Cepeda narró el significativo hallazgo de un recubrimiento de pintura verde-marrón de técnica al óleo, con la que el escultor valenciano decidió acabar su creación, coincidiendo así con una cita del explorador Alexander von Humboldt —uno de los presentes en su inauguración en la Plaza Mayor, el 9 de diciembre de 1803—, quien además de compararla con la escultura ecuestre de Marco Aurelio en Roma, señalaba que Tolsá “tuvo el buen gusto de no dorarla” y haberla concluido con un barniz “olivo parduzco”.

La dedicación y profesionalismo de los especialistas del INAH al asumir la conservación y restauración de la Estatua Ecuestre de Carlos IV es lo que permite apreciarla en todo su esplendor como emblema y orgullo de la Ciudad de México, que nos ha visto desde el amanecer del siglo XIX: “El Caballito nos recibe con renovado aliento en la Plaza Tolsá del Centro Histórico. Su imagen es ahora memoria colectiva para permanecer en el tiempo, testigo y protagonista de nuestra historia”, reflexionó María Cristina García Cepeda.

Por su parte, Miguel Ángel Mancera habló del compromiso que el Gobierno de la Ciudad de México asume con su patrimonio histórico, el cual se expresa también en los monumentos distribuidos en sus calles, avenidas y plazas.

En el caso de los trabajos en El Caballito, precisó que se contó con el apoyo logístico y financiero (con una inversión de 7.5 millones de pesos) del Fideicomiso Centro Histórico. Asimismo, considerando que la Plaza Tolsá volverá a ser un punto de reunión importante para la ciudadanía, ésta contará con una nueva iluminación que de forma preliminar se estrenará la noche de este 28 de junio, y que se irá adecuando con el tiempo para apreciar mejor cada uno de los monumentos y edificios que la enmarcan.

“Con el INAH hemos venido realizando un trabajo muy importante bajo la conducción de la Secretaría de Cultura, para presentar nuevas cosas para la Ciudad de México y hoy nos corresponde esta restauración que precisa datos importantes y que nos deja clara la necesidad de trabajar de la mano con profesionales, en cada una de nuestras intervenciones y acciones”.

Al respecto, el director general del INAH, el antropólogo Diego Prieto Hernández, expresó que hay más de una lección que se desprende de los hechos que acontecieron en estos últimos años con la escultura. La primera, que el patrimonio cultural requiere ser atendido, evaluado e intervenido por profesionales especialistas capaces de generar proyectos con el debido conocimiento y aval científico: “Si hay que intervenir patrimonio arqueológico o histórico, la incorporación del INAH es fundamental, porque es una institución prestigiada”, apuntó.

La segunda lección es que estas iniciativas deben prever la difusión de sus avances, toda vez que los monumentos son parte de nuestra cultura e identidad; y tercera, que la preservación de los bienes culturales requiere de la participación de varios actores, entre ellos, los especialistas, las instituciones y los grupos de la sociedad civil, que ejercen su propia vigilancia y escrutinio sobre el cuidado del patrimonio.

Con el concurso de especialistas de las coordinaciones nacionales de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y de Monumentos Históricos (CNMH), así como de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRYM), y otros más adscritos a las instituciones académicas más reconocidas del país y del extranjero —en total participaron cerca de 160 profesionales—, culminó la restauración de la obra.

 

IMG_4445



Categorías:Foto del día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: