Con bolero de Maurice Béjart debuta Elisa Carrillo durante cierre de Danzatlán 2022

  • Carrillo, primera mexicana en interpretar el papel principal de esta obra llena de erotismo, bailó al compás de la música de Ravel, acompañada por 40 bailarines hombres. El montaje en México fue supervisado por Piotr Nardelli, repositor de los ballets de Béjart.
  • Bolero fue la pieza final de la Gala “Elisa y amigos”, que en 2022 celebró 10 años y cuya última función cerró el festival la noche del 1 de agosto en el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en Texcoco.
Fotos. Carlos Quezada
  • La gala reunió a cinco premios Benois de la Danse, estrellas del ballet internacional y a la Compañía Nacional de Danza. Incluyó, además, una decena de coreografías de creadores como Marius Petipa, Uwe Scholz, Mikhail Fokine y Marco Goecke

Texcoco, Edomex. La quinta edición del Festival Internacional de la Danza «Danzatlán», culminó la noche del 1 de agosto con la Gala “Elisa y Amigos”, en la que Elisa Carrillo debutó como la primera mexicana en bailar el papel principal de Bolero -obra maestra del coreógrafo francés Maurice Béjart- y con la presentación de medio centenar de bailarines en escena.

El festival es una coproducción entre el gobierno del Estado de México, a través de la Secretaría de Cultura y Turismo, y la fundación de la primera bailarina mexiquense. En 2022 incluyó 21 actividades, como clases magistrales, talleres, funciones, estrenos y charlas, más un ciclo de cine, que tuvieron lugar en el Estado de México, principalmente, y en la capital mexicana. 

Las dos funciones de la gala, realizadas dentro del encuentro, fueron el 31 de julio en el Teatro Morelos, en Toluca, y el 1 de agosto en la Sala de Conciertos “Elisa Carrillo” del Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en Texcoco. 

La premier de Bolero tuvo lugar en Bruselas en enero de 1961 y está inspirada en la música de Maurice Ravel. Esta pieza de 16 minutos, llena de sensualidad, fue interpretada al final del programa por Carrillo, quien danzó sobre una mesa, rodeada por 40 bailarines hombres, procedentes de distintos puntos del país y seleccionados mediante audiciones.

En 2022 las galas reunieron a cinco premios Benois de la Danse: el brasileño Marcelo Gomes, del Ballet de la Ópera Semper de Dresden; la española Lucía Lacarra, del Dortmund Ballett; el argentino Herman Cornejo, del American Ballet Theatre; el sudcoreano Kimin Kim, del Ballet del Teatro Mariinsky, y la mexicana Elisa Carrillo Cabrera, del Staatsballett Berlin.

También participaron la estadounidense Skylar Brandt, del American Ballet Theatre; la rusa Ekaterina Pervushina, del Ballet del Teatro del Kremlin; el canadiense Matthew Golding, del Dortmund Ballett; el cubano Alejandro Virelles, del Staatsballett Berlin, y el español Alejandro Martínez, del Ballet de la Ópera Semper de Dresden, con parte del elenco de la Compañía Nacional de Danza de México.

El programa estuvo compuesto, además de Bolero, por una decena de coreografías: Sonata, de Uwe Scholz; Faun(e), de David Dawson; Romeo y Julieta, de Mikhail Lavrovsky; Borealia, de Edwaard Liang; “El cisne negro” (pas de deux), de Marius Petipa; All Long Dem Day, de Marco Goecke; Snow Storm, de Yuri Possokhov; These arms, de Nicholas Palmquist; La muerte del cisne, de Mikhail Fokine, y Don Quijote, “Pas de deux”, de Petipa.

Cierre con broche de oro

Tras obtener los derechos de Bolero, la primera bailarina del Staatsballett Berlin tuvo que viajar, en diversas ocasiones, a Lausana (Suiza), sede de la Fundación Maurice Béjart. En ese país europeo, Carrillo trabajó directamente en la coreografía, de la mano del director artístico del Béjart Ballet Lausanne, Gil Román, y con su asistente artística, Elisabet Ros. 

En México supervisó el montaje Piotr Nardelli, ex asistente coreográfico del propio Béjart, repositor de sus obras a nivel mundial y ballet master de Bolero, quien en cada ensayo dio instrucciones precisas a los bailarines para irse integrando a la danza, a medida que se suman más instrumentos musicales.

Béjart (1927-2007), considerado un revolucionario de la danza del siglo XX, describía la composición de Ravel como una música demasiado conocida y, sin embargo, fresca debido a su sencillez. Daba el rol protagónico, La Melodía, a una bailarina y, otras, a un bailarín, mientras el ritmo era ejecutado por intérpretes masculinos. 

A diferencia de otros artistas que coreografiaron el Bolero antes que él, el creador francés repudiaba lo pintoresco para expresar lo esencial, cita el Béjart Ballet Lausanne, compañía que surgió en 1987.

Béjart fue bailarín, coreógrafo y fundador de la compañía Les Ballets de l’Etoile. Se reveló como un visionario con su obra Sinfonía para un hombre solo (1955) y con La consagración de la primavera (1959). En 1960 lanzó en Bruselas Le ballet du XXe Siècle, compañía que giró por el mundo con puestas como Bolero (1961), Misa para el tiempo presente (1967) y El pájaro de fuego (1970).

En 1987 esta agrupación se convirtió en el Béjart Ballet Lausanne, donde creó gran cantidad de ballets, algunos para Rudolf Nureyev, Maya Plisétskaya, Jorge Donn y Víctor Ullate. Además, dirigió a intérpretes como Mikhail Baryshnikov y Sylvie Guillem. Maurice Béjart murió en Lausana en 2007.



Categorías:Foto del día

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: