Muestran por primera vez la escultura de Moyotlan en el Museo del Templo Mayor

* Fue recuperada por el INAH en 2022, durante tareas de salvamento arqueológico en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

* Aunque faltan estudios por realizar a la pieza mexica, es posible que se trate de una representación del dios Xipe Tótec.

CDMX. Como un regalo mexica de Día de Reyes, desde este 6 de enero y hasta el 2 de abril de 2023, el Museo del Templo Mayor (MTM) exhibe, por primera vez, la escultura de Moyotlan, una importante obra de arte prehispánica que fue descubierta el año pasado, la cual, probablemente, representa a una divinidad de esta civilización.

Organizada por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la exposición La escultura de la parcialidad de Moyotlan. La imagen en el arte mexica presenta esta obra antropomorfa de 69 centímetros de alto, 22.5 de ancho y 15.3 de espesor.

En la inauguración de la muestra, en representación del director general del INAH, Diego Prieto Hernández, el secretario técnico de la institución, José Luis Perea González, anunció que, aunque la pieza continúa bajo estudio, una hipótesis es que representa a Xipe Tótec, ‘nuestro señor el desollado’.

“Era al dios Xipe a quien, a inicios de marzo, se ofrecían las mejores mazorcas y los mejores guerreros capturados en batalla. Se consideraba que él, en respuesta, garantizaba la renovación de las cosechas y de la propia vida”, refirió el antropólogo.

Durante la presentación de la escultura, la directora del Museo del Templo Mayor, Patricia Ledesma Bouchan, enfatizó: “Queremos subrayar lo poderosas que eran las esculturas para los mexicas: el proceso que seguía su elaboración y la sacralidad que las revestían, ya que no eran solo figuras sino representaciones de los dioses. Razones suficientes para que muchos indígenas arriesgaran la vida para salvar estas piezas que, ahora, son fuente para conocer nuestro pasado y admirar el talento artístico prehispánico”.

En el evento se contó, además, con la presencia del director del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STCM) de la Ciudad de México, Guillermo Calderón Aguilera; de la coordinadora nacional de Arqueología del INAH, Martha Lorenza López Mestas, así como de la directora del Fideicomiso del Centro Histórico de la Ciudad de México, Loredana Montes López. Se comentó que, incluso, la efigie fue hallada el 3 de marzo pasado, una fecha que habría coincidido con la fiesta que estaba dedicada a Xipe Tótec: la tlacaxipehualiztli.

La escultura –posiblemente de andesita, dada la abundancia de cuarzo en ella– es una de las más relevantes que especialistas del INAH han descubierto durante los trabajos que realiza la Dirección de Salvamento Arqueológico en la calle Delicias, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, con motivo de las obras de modernización en la Subestación Buen Tono del STCM.

Los materiales arqueológicos recuperados permiten reconstruir más de 500 años de ocupación continua: de la época prehispánica, cuando en el área se ubicaban los barrios de Yopico y Teocaltitlan, en la parcialidad de Moyotlan, se hallaron muros y pisos habitacionales, entierros humanos y urnas funerarias, así como canales, chinampas y restos de un embarcadero que dan cuenta de la vocación agrícola de esa demarcación tenochca.

Entre los elementos virreinales, resaltan fragmentos de vasijas y de lebrillos con representaciones zoomorfas, fitomorfas o con monogramas; asimismo, se identificaron tiestos cerámicos con manchas, las cuales sugieren la existencia de un taller o de un gremio dedicado a la peletería.

Otros hallazgos históricos tienen que ver con la red hidráulica creada para proveer de agua a los Baños de las Delicias, los cuales funcionaron de 1820 a finales del siglo XIX; la cimentación de muros y pisos de la Cigarrera El Buen Tono, además de remanentes de hornos de la fundidora de metales Las Delicias, que también operó a finales del siglo antepasado.

Sobre las características de la escultura prehispánica, la coordinadora de los trabajos de salvamento arqueológico, Alicia Bracamontes Cruz, distingue el brazo derecho en posición de lanzamiento; un clavo labrado en tezontle negro en el brazo izquierdo, el cual habría funcionado para ponerle un escudo o chimalli; y, especialmente, un acabado pulido en el rostro.

La investigación en fuentes históricas, emprendida por las y los expertos, ha permitido conocer que Xipe Tótec era el numen patrono del barrio de Yopico.

Debido a que la creación de la escultura habría ocurrido en el periodo Posclásico Tardío (1200-1521 d.C.), y en función de su buen estado de conservación, como resultado de haber sido depositada debajo de tres pisos prehispánicos rellenados con adobes, no se descarta que haya sido escondida por indígenas que sobrevivieron a la invasión española.

Tras su hallazgo en 2022, la escultura de Moyotlan ingresó al MTM para un meticuloso proceso de limpieza y consolidación, a cargo de las restauradoras del recinto. Gracias al trabajo colaborativo de distintos especialistas, la obra está lista para su exhibición temporal en el nuevo vestíbulo del recinto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s